La evolución de las representaciones históricas de la hambruna ucraniana de 1932 – 33 en Estados Unidos y Canadá

Portada del Chicago's American. Seis millones perecen en la hambruna de los soviets. Los granos de los campesinos confiscados.

.

Por Ignacio Salvo Colomo*

Leer en PDF

.

Introducción

.

Para el momento de la construcción de este escrito, Ucrania vive una crisis basada principalmente en conflictos políticos, militares y sociales, entre sus regiones noroccidentales y sudorientales. Mientras que las primeras son más cercanas a La Unión Europea y Europa Occidental, las segundas están más adeptas a integrarse a Rusia. Debido a  la animadversión dividida entre los ucranianos hacia algunos de los bloques geopolíticos, gran parte de los conflictos se basan en la falta de consenso para escoger el mismo[1]. La posición problemática de algunos ucranianos hacia Rusia, tiene que ver con un pasado común lleno de situaciones violentas. Para este artículo, se tomara en consideración al suceso conocido como hambruna de 1932 – 33 u Holodomor[2].

.

De acuerdo a los autores de El Libro Negro del Comunismo, la hambruna de 1932 – 33 ocurrió en la República Socialista de Ucrania y fue la causante de la muerte de por lo menos 6 millones de personas. En el libro también se señala que la hambruna fue provocada por las altas exigencias de grano solicitado para la recolección por parte de las autoridades soviéticas y se pudo evitar por las condiciones agrícolas favorables de Ucrania. Su aplicación habría tenido por fin aumentar las exportaciones de materias primas de la Unión Soviética y acabar con la oposición nacionalista ucraniana resistente a la colectivización[3].

.

El relato histórico[4] que en el párrafo anterior se resumió de la hambruna ucraniana, nos presenta lo que Hayden White define como una representación histórica[5]. Dado que es un relato desarrollado a partir de un hecho real, se han desarrollado otros relatos y otras narraciones. Hay otras versiones de la hambruna, donde se niega que esta haya sido pensada como un ataque solo contra los ucranianos o que fuera premeditada por los dirigentes soviéticos. También existen narraciones que negaron la existencia de la hambruna al considerarla un invento por parte de historiadores o periodistas anticomunistas. Lo que en este artículo se rescatará de las representaciones históricas, es que desde el inicio de la hambruna en 1932 – 33 a la década de 1980 se publicaron diversos relatos de la hambruna tanto en Estados Unidos cómo en Canadá.

.

En relación a autores que han revisado las distintas narraciones sobre la hambruna, podemos destacar a William Crowl, Douglas Totlle y a Yaroslav Bilinsky. La revisión de Crowl apunta a que efectivamente hubo una hambruna ucraniana que se desarrolló entre 1932 – 33, frente a la cual la mayoría de los periodistas que la investigaron, omitieron su existencia o la negaron. El silencio periodístico ante la hambruna estuvo motivado según Crowl por el peligro de una censura por parte del gobierno, ya que se consideraba a la Unión Soviética como un aliado probable en caso de una eventual guerra, y una difamación de esa índole al interior de Estados Unidos podía afectar negativamente a las relaciones diplomáticas entre ambos países[6]. Tottle en cambio señala que la hambruna se trataba de un fraude anticomunista y para ello realiza una revisión que trata tanto a los periodistas que la investigaron entre 1932 – 33 como a los historiadores que se refirieron a ella en la década de 1980[7]. La revisión de Bilinsky en tanto se refiere a las distintas publicaciones que tratan sobre la hambruna en la década de 1980, para luego plantear un debate historiográfico en torno a la definición del genocidio, ya que es mencionado en varios trabajos, pero su definición tuvo variaciones notables en algunos de ellos[8].

.

A pesar de que las revisiones bibliográficas de los tres autores sirvieron para elaborar este trabajo, nuestro problema se aleja de determinar la posibilidad de que   la hambruna haya existido o no realmente y tampoco tiene que ver con la duda epistemológica en torno a denominar la situación como un genocidio o no. Más bien se acerca al hecho de que hay una evolución irregular en la frecuencia de la publicación de estos relatos históricos. Ello se basa en que desde la publicación de algunas narraciones de la hambruna en 1932 – 33, pasaron casi 50 años en que fueron publicados solamente 4 relatos en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, en la década de 1980 esta situación cambió con la aparición de más de diez narraciones con representaciones históricas sobre la hambruna.

.

Planteamos a modo de problema entonces, que considerando el bajo número de relatos históricos sobre la hambruna publicados después de 1932 – 33 en Estados Unidos y Canadá ¿Por qué durante la década de 1980 aparecieron más de diez autores distintos con narraciones haciendo alusión a la hambruna? En base a ello constatamos que el principal objetivo de la investigación es dilucidar las condiciones que no estuvieron presentes en el periodo previo a 1983, que llevaron a que en Estados Unidos y Canadá hubiese en la década de 1980 un cambio radical en la publicación de los relatos con representaciones de la hambruna ucraniana. Otro objetivo se encuentra dirigido a revisar cuales son estas representaciones históricas y sus vinculaciones con representaciones de la hambruna publicadas desde 1932-33 a la década de 1980. Un tercer objetivo vendría a ser el caracterizar a los autores que en la década de 1980 estuvieron dedicados a producir narraciones con representaciones de la hambruna ucraniana, considerándose también sus relaciones con autores que publicaron relatos previos.

.

La bibliografía que existe en referencia al tema, ha permitido generar una hipótesis para el problema. Aunque hay que considerar por supuesto, que dada las limitaciones de esta investigación basadas en la inexistencia de un estudio cuantitativo, no hay evidencias que permitan respaldar la hipótesis con certeza. La hipótesis, es que el aumento en la producción de narraciones con representaciones históricas de la hambruna comenzó en 1983 y se extendió hasta el resto de la década de 1980. El surgir de estas fue propiciado principalmente por la diáspora ucraniana[9], ya que valiéndose de la memoria colectiva[10] que los inmigrantes ucranianos compartían por la hambruna, quería unir a los inmigrantes asentados en Estados Unidos y Canadá, en torno a la idea de una nación fuera de Ucrania. En el resto de la década de 1980 siguieron apareciendo narraciones producidas no sólo por miembros de la diáspora, sino que también por académicos no ucranianos y el gobierno de Estados Unidos. En algunos de esos relatos se disminuía la magnitud de la hambruna y se desmentía la responsabilidad soviética en ella.

.

La metodología de esta investigación, tomara en cuenta bibliografía asociada a la importancia de la diáspora ucraniana y otros autores asociados a la producción de narraciones, sobre como las circunstancias han hecho cambiar a estos autores y la definición de conceptos claves entre otros aspectos de la investigación. Entre las fuentes que se utilizarán, debemos mencionar los diversos libros, artículos de revistas y periódicos, ponencias o documentales que se puedan considerar como relatos históricos sobre la hambruna. Al trabajar en torno al origen de varias narraciones de Estados Unidos y Canadá y como a partir de ellos es posible identificar distintas representaciones históricas de la hambruna ucraniana, podemos afirmar que esta investigación se encuentra en la línea de la Historia de la Historiografía[11].

.

Investigación que es importante, en la medida en que permite develar la tendencia historiográfica que ha tenido un hecho que por sus graves implicancias humanitarias, ha generado visiones muy divididas. Ya sea en torno a los responsables del hecho, de la magnitud del mismo o con respecto a su real existencia. Dicho debate, no sólo es aplicable a la hambruna, sino que también a múltiples hechos de violencia política masiva, que han aquejado a regiones de todo el mundo, partiendo por ejemplo con el caso de América Latina[12].

 .

  1. Relatos históricos de la hambruna publicados entre 1932 y 1933.

.

Mientras que la hambruna supuestamente se desarrollaba en Ucrania en 1932 – 33 se publicaron al mismo tiempo en Estados Unidos y Canadá narraciones de 4 o 5 autores distintos. Dos de esos autores mostraron relatos con representaciones históricas de la hambruna dando a conocer su existencia y por otro lado, el resto dio a conocer en sus narraciones representaciones históricas desmintiendo a los primeros relatos.

.

William Randolph Hearst fue un magnate de la prensa en Estados Unidos que pretendía desarrollar una campaña anticomunista[13] y en tiempos de la hambruna, intentó legitimarla a través de artículos periodísticos para desacreditar a la Unión Soviética. El periodista a quien más se le atribuye este apoyo fue Thomas Walker, quien como corresponsal del “Chicago American” poseía informes y fotografías acerca de una supuesta incursión en la Unión Soviética donde fue testigo de la hambruna ucraniana, y a partir de la cuál publicó cinco artículos. En una entrevista a unos campesinos, Walker señala que me dijeron que habían levantado bastante grano el año anterior como para satisfacer las necesidades de ellos y su ganado, pero los soldados rojos habían estado bajo los auspicios de la GPU, y solicitaron prácticamente la totalidad de la cosecha”[14].

.

De manera aparentemente independiente a Hearst, Gareth Jones fue otro periodista que proporcionó información para la creación de narraciones de la hambruna. A partir de tres visitas a la Unión Soviética entre 1932 – 33, Jones dio una entrevista de prensa en Berlín el 29 de marzo de 1933 y el material de esta fue utilizado para varios periódicos de Estados Unidos e Inglaterra como el “New York Evening Post”, el “Chicago Daily News”, “The Sun”, “The Daily Express” o “The Manchester Guardian”. Según uno de estos artículos, el periodista afirma haber visitado informalmente doce granjas colectivas para agregar textualmente “En todas partes he oído el grito, “no hay pan, nos estamos muriendo”[15].

.

Al poco tiempo de sus publicaciones, tanto Jones como Walker fueron desmentidos por otros periodistas, autoridades políticas y el mismo gobierno de la URSS, llegándose inclusive a acusar a Thomas Walker de fraude[16]. Entre los relatos históricos que desmienten a estos periodistas podemos encontrar a personas que presentaron narraciones con representaciones que negaban totalmente a la hambruna, como el diputado francés Edouard Herriot[17] y el escritor Bernard Shaw. Al respecto, Shaw afirmó en su libro de 1933 “En la Ruina” que “apenas leí en el “Times” una carta del señor Kerensky asegurándome que en Ucrania, la gente que pasaba hambre, se devoraba mutuamente; el eminente estadista francés M. Herriot fue a Rusia e insistió en visitar Ucrania para obtener una prueba ocular del canibalismo alegado, pero no pudo hallar rastros de él” [18].

.

También estuvieron los periodistas Louis Fisher y Walter Duranty que presentaron una representación que asume en algún grado la existencia de la hambruna, pero que exime de culpa al gobierno de la Unión Soviética. Por un lado, Duranty calificó a la hambruna como un invento periodístico para desacreditar a la Unión Soviética y sostuvo que el alto índice de mortandad en Ucrania no se debió a la hambruna como lo planteaba Jones, sino que a una alta desnutrición[19]. Fisher en tanto mencionó la existencia de la hambruna pero  minimizó sus efectos aludiendo el fraude periodístico de Walker y también apoyó la versión soviética de que la hambruna fue causada por los nacionalistas ucranianos que provocaron la crisis destruyendo sus propias cosechas o negándose a cultivar[20].

.

  1. Relatos históricos de la hambruna publicados entre 1934 y 1982

.

Al pensar en el escaso impacto público que tuvieron las representaciones históricas de la hambruna planteadas por Jones o Walker, se puede entender porque en Estados Unidos o Canadá el tema fue aparentemente olvidado luego de la normalización de la situación alimentaria en Ucrania en 1933. A pesar de todo entre 1934 y 1983 la diáspora ucraniana, el Secretario General del Congreso de Nacionalidades Europeas Ewald Ammende y el historiador William Crowl publicaron algunas narraciones aisladas con representaciones de la hambruna. Estas representaciones históricas fueron dotadas de evidencias y argumentos no utilizados antes en los relatos históricos publicados por los periodistas en 1932 – 33 y que se repetirían en los trabajos publicados desde 1983.

.

En 1936 fue publicado el extenso texto “Human life in Russia” producido por Ewald Ammende para  informar al Congreso de Nacionalidades Europeas sobre la situación de Rusia. En este trabajo el autor afirma que desde Moscú hay un interés en la destrucción de gran parte de la población ucraniana, y que por ende “En paralelo a la lucha por el pan, hay una lucha decidida contra las nacionalidades, sus derechos y su individualidad cultural”[21]. De esta manera Ammende presentó el primer relato histórico que explícitamente no mostró una representación histórica de la hambruna como un error de planificación soviético sino que como un intento de eliminar a los ucranianos.

.

Posterior a 1936 no se publicaron trabajos hasta el vigésimo aniversario de la hambruna en 1953 en el cual Raphael Lemkin respaldado por la diáspora ucraniana presentó su ensayo “Soviet Genocide in Ukraine”. En la obra de Lemkin se hace referencia a la eliminación no solo de los campesinos ucranianos durante la hambruna, sino que de toda la nación ucraniana, por lo que se incluirían en éste la destrucción de las elites nacionales ucranianas, la aniquilación de la Iglesia Ortodoxa y la llegada de población soviética no ucraniana al país. Todo ello lleva al autor a hablar de un genocidio, afirmándose que “El ejemplo clásico de genocidio soviético, el más largo y mayor experimento de rusificación es la destrucción de la nación ucraniana”[22]. Tomando elementos de esta representación histórica, varios de los estudios de la década de 1980 generaron representaciones históricas que relacionaran a la hambruna con los actos de mayor barbarie cometidos por el hombre.

.

Con el aniversario 25 de la hambruna ucraniana en 1958 la diáspora ucraniana publicó otra narración a través de un artículo conmemorativo en el diario “The Ukrainian Review” en el cual se afirmaba que “Veinticinco años han pasado desde la hambruna artificial en Ucrania organizada por Moscú en 1932-33 con el fin de aplastar a la obstinada Ucrania para siempre”[23], reafirmándose de esta manera la asociación de la hambruna con el sentimiento de unidad desde los ucranianos en Norteamérica hacía la nación ucraniana.

.

El otro relato histórico con una representación de la hambruna ucraniana anterior a 1983, se publicó en 1978 por el ya mencionado Crowl. En su trabajo el historiador destaca la hambruna ucraniana, su encubrimiento y la culpabilidad de Stalin, y constata que “los soviéticos lanzaron una intensa labor fructífera para ocultar el hambre del resto del mundo, y la manipulación de los corresponsales extranjeros en Moscú fue un ingrediente importante en el éxito de la tapadera”[24]. En relación a este encubrimiento, aborda también las publicaciones periodísticas de Fischer y Duranty, frente a quienes Crowl afirmó que fueron testigos de la hambruna pero que la negaron,  basados tanto en motivos políticos como ideológicos.

  1. Relatos históricos de la hambruna publicados en 1983

.

Para entender por qué la publicación de narraciones con representaciones históricas de la hambruna cambió tanto en 1983, hay que revisar cuanto cambió la situación económica y política de la diáspora ucraniana desde 1932 – 33, como también sus intereses en la publicación de estos relatos históricos.

.

La diáspora ucraniana tendió a fortalecer su identidad y su  presencia política en Estados Unidos y Canadá una vez que se organizó el Congreso Mundial de los ucranianos libres en 1967[25]. Esta asociación tenía el papel de coordinar y representar a toda organización de inmigrantes ucranianos y en el momento de su fundación comprendía a las cerca de 20 millones de personas de la diáspora, la mayoría de ellas no nacidas en Ucrania[26]. Para 1983, el motivo del aniversario 50 de la hambruna llevaría a este Congreso a financiar varias narraciones sobre la hambruna.

.

Sin embargo ¿Por qué en 1983 la diáspora tendría tanto interés en rememorar la hambruna ucraniana y no antes? Especialmente desde la década de 1970 este colectivo contaba con más recursos económicos para publicar relatos históricos de la hambruna y aun así la última narración publicada por este colectivo fue la mencionada en 1958. Según Jennifer Borik, a inicios de la década de 1980 esta organización sentía la necesidad de crear entre los inmigrantes ucranianos de Estados Unidos y Canadá la noción de pertenecer a una misma nación ucraniana. Pero encontrar un elemento unificador era difícil, puesto que la inmigración se generó principalmente entre 1880 y 1950, por lo tanto la mayoría de las personas convocadas a compartir ese sentimiento nacionalista eran hijos o nietos de los inmigrantes originarios que vivieron toda su vida fuera de Ucrania. Carecían de elementos culturales que compartiesen con los ucranianos, como el idioma, las costumbres o la religión[27].

.

La necesidad de un elemento unificador llevó a la diáspora a recurrir a la memoria colectiva compartida por los inmigrantes, esencialmente aquella asociada a los recuerdos de la hambruna ucraniana. No porqué los inmigrantes (en general) vivieron físicamente la hambruna, sino que por su empatía hacía los ucranianos que sufrían los efectos de esta. Tal como señala la autora, “Al centrarse en el Holodomor, la diáspora fue capaz de unir a la población ucraniana en el extranjero en torno a antecedentes históricos colectivos que  definen a los ucranianos en la diáspora en una cohesión nacional”[28]. Fue entonces a través de la publicación de estas narraciones en 1983 el medio que utilizaron los ucranianos para difundir la representación histórica de la hambruna, dado que eran antecedentes históricos colectivos que le servían a la diáspora para llegar a la cohesión nacional. La dinámica de construir representaciones históricas de la hambruna ucraniana por parte de la diáspora, calza con los postulados de Benedict Anderson. El autor plantea que la nación se construye en un intento de vincular el pasado con el presente con el fin de mostrar una continuidad, aun cuando en realidad no pueda existir una conexión con el pasado en lo absoluto[29].

.

De las investigaciones sobre la hambruna ucraniana publicadas en 1983 la mayoría de ellas fueron patrocinados por “the Ukrainian Weekly”, periódico que siguió con especial atención las conmemoraciones asociadas al recuerdo de la hambruna ucraniana en su aniversario 50. Dentro de estas publicaciones, se pueden  destacar artículos de historiadores como James Mace, Dana Dalymple y Marco Carynnyk, como también testimonios y documentos asociados a la hambruna[30].

.

La diáspora ucraniana también auspició la edición del trabajo de Vasyl Hryshko “The Ukrainian Holocaust of 1933”. Hryshko pone de manifiesto que a pesar de que la hambruna asolaba generalizadamente a la URSS,  la agudización de esta en Ucrania, “fue el punto de partida para la liquidación de la cuestión nacional de Ucrania, como tal, sobre la base de la destrucción del campesinado como la fuente de nacionalismo ucraniano”[31]. El autor afirma también que la hambruna fue un genocidio en términos físicos, pero a la vez hubo un genocidio cultural[32] debido a que se buscaba acabar con la cultura ucraniana.

.

Con el Documental de cine, “Harvest of Despair” producido por el centro de investigación y documentación canadiense-ucraniano  de Toronto en 1983, parece haberse producido un relato histórico con la representación de la hambruna a través de la cada vez más preponderante televisión. Esta película se centró fundamentalmente en testimonios y evidencias recabadas para probar la hambruna ucraniana[33].

  1. Relatos históricos de la hambruna publicados entre 1984 y 1989.

.

Posteriormente a 1983 las narraciones que presentaran representaciones históricas de la hambruna ya no serán producidos solamente por la diáspora ucraniana, adhiriéndose entonces el gobierno de Estados Unidos e intelectuales no ucranianos.

.

En cuanto a la diáspora ucraniana, las resoluciones del 4° Congreso Mundial de los ucranianos libres los guiaron a realizar una comisión internacional de investigación sobre la hambruna, y esta fue financiada con donaciones a nivel mundial de inmigrantes ucranianos. La resolución llevó a que la comisión fuese dirigida por Ignat Bilinsky y otros académicos no ucranianos en un intento de que fuese neutral, y se desarrolló hasta 1990.  De las conclusiones a las que  llegó la comisión, se afirma que la hambruna existió especialmente en Ucrania y se agrega “Que no mató a menos de 7,5 millones de víctimas directas de acuerdo con la mejor estimación de la Comisión”[34]. También se destaca la responsabilidad del gobierno central de la Unión Soviética y la necesidad de condenar a algunas autoridades por violar preceptos morales universales. Sin embargo, no se llegó a la conclusión de que la hambruna se organizó con tal de eliminar a la nación ucraniana ni que había un plan  preconcebido para desatarla, aunque no se descarta que esta si fue aprovechada por las autoridades soviéticas para minar la resistencia a la colectivización en los campesinos.

.

En relación al gobierno estadounidense, con la administración Reagan hubo una redefinición en la política de derechos humanos de Estados Unidos comenzando a ponerse énfasis en “no atacar los síntomas sino que la enfermedad” como contraposición a la política de la administración Carter[35]. Tal como se plantea a través de un informe referido a los derechos humanos desarrollado en 1981, “una política seria y consistente para los derechos humanos en el mundo debe oponerse políticamente a la Unión Soviética y llamar la atención una y otra vez sobre las violaciones a los derechos humanos en el bloque soviético”[36].

.

Es posible que la política asociada a la administración Reagan, se encuentra asociada al informe que en el 13 de diciembre de 1985 Estados Unidos presentó en torno a la hambruna ucraniana. El informe fue producido por La Comisión en Estados Unidos sobre la Hambruna Ucraniana, institución que reveló como fin “ampliar el conocimiento del mundo de la hambruna y ofrecer al público americano una mejor comprensión del sistema soviético al revelar el papel soviético”[37]. La comisión dirigida por James Mace, se centró en la investigación de antecedentes de la hambruna, tales como testimonios de testigos presenciales y documentos oficiales, y una vez finalizada, se publicó entre 1987 y 1988. De las conclusiones de la comisión, se extrae una confirmación de que la hambruna ucraniana ocurrió y de que ésta fue creada artificialmente por la recolección de la cosecha incautada por las autoridades soviéticas. Otra de las conclusiones de la comisión es que muchos habrían negado u ocultado la hambruna mientras que las víctimas pueden contarse por millones. También se exhibe la intención de juzgar a Stalin y sus funcionarios, por haber provocado indiscriminadamente la hambruna para exportar más grano y aplastar el espíritu nacional ucraniano.

.

Un probable efecto colateral del apoyo del gobierno estadounidense a la publicación de relatos históricos de la hambruna ucraniana, fue la aparición en el resto de la década de 1980 de representaciones históricas de la hambruna producidas por intelectuales no ucranianos juzgando los crímenes de la Unión Soviética[38].

.

Una primera narración producida por un intelectual no ucraniano es el libro “The Harvest of Sorrow” por Robert Conquest en 1986, trabajo en el cuál analiza la historia de la hambruna y recoge fuentes desconocidas hasta ese entonces para concluir que el saldo de muertos en el suceso fue de aproximadamente 7 millones. Conquest se refiere a la hambruna como “el punto culminante de la “revolución desde arriba”, como Stalin lo dijo, en el que él y sus asociados aplastaron dos elementos visto como irremediablemente hostiles al régimen: el campesinado de la URSS en su conjunto, y la nación ucraniana”[39].

.

Otro intelectual no ucraniano que publicó trabajos sobre la hambruna fue James E. Mace, quien se refirió a esta como la parte más degradante de una política orquestada para destruir al pueblo ucraniano tanto como un factor político como organismo social[40]. Mace también desarrollaría el problema en torno a la definición de genocidio, debido a que la hambruna se contradice con la definición normal de genocidio, ya que en este caso “su atención se centro en lo geográfico,  en lugar de la discriminación contra grupos específicos dentro de una zona determinada, y no fue un claro intento de destruir todos los miembros de un grupo determinado”[41].

.

A pesar de todo, también hubo en la época autores que produjeron representaciones históricas que desmentían algunos de los primeros relatos históricos sobre la hambruna, lo cual es evidencia de la respuesta ideológica hacia las primeras narraciones aparentemente influenciadas por la propaganda antisoviética estadounidense. Entre ellos encontramos al ya mencionado Totlle, autor de “Fraud, Famine and Fascisme, The Ukranian Genocide. Myth from Hitler to Harvard”. En esta representación histórica de la hambruna se plantea que fue una creación propagandística originada en la década de 1930, que tuvo como fin desacreditar a la Unión Soviética. Totlle acusa a William Randolph Heart de ser el principal artífice de esa invención, arguyendo que su participación en ello se explicaba por tener una postura política simpatizante con el nazismo y contraria a la del gobierno Estalinista. La invención de la hambruna habría comenzado a ser utilizada de nuevo en la década de 1980, esta vez por parte del gobierno estadounidense, aunque se mantenía aun la idea de desprestigiar a la Unión Soviética de Stalin. También  se señala que el trabajo de Conquest se adhirió a esta campaña, para lo se afirma “¿Que mejor “historiador” para darle un barniz académico a la campaña por la hambruna genocidio que el Dr. Robert Conquest?”[42].

.

Totlle también se refirió al anteriormente nombrado Thomas Walker entre otros periodistas que entre 1932 – 33 hicieron referencia a la hambruna. Señala que tal como ocurría con William Randolph Heart, estos también eran simpatizantes del nazismo y estaban dispuestos a mentir para desacreditar a la Unión Soviética. A pesar que Totlle menciona la existencia de algunos casos de hambre en Ucrania, plantea que la mayor parte de las víctimas fueron campesinos nacionalistas que se oponían a la colectivización, y que se negaron a sembrar sus campos o bien destruyeron sus cosechas. Podemos apreciar entonces como en el relato histórico de este autor se acepta en algún grado la existencia de la hambruna, pero excusando de culpa a los soviéticos.

.

Jeff Coplon utilizando algunos argumentos del libro de Totlle, publicó a fines de la década de 1980 algunos artículos en la revista “In the Voice” en que se niega la hambruna, como por ejemplo “In Search of a Soviet Holocaust”. En este trabajo, Coplon afirma que la hambruna fue una invención de los nazis para desviar la atención  del holocausto judío y al referirse al documental “Harvest of Despair”, confirma la negación de su existencia al afirmar “Como vemos la película y vemos los cadáveres amontonados en los campos, cuerpos hinchados tirados en las calles, los esqueletos pálidos aferrados a trozos de pan, nos preguntamos ¿Cómo puede una historia terrible ser suprimida por tanto tiempo? He aquí como: La historia es un fraude”[43].

 .

Conclusiones

.

Finalizamos con una investigación destinada a desentrañar porque en Estados Unidos y Canadá surgen en la década de 1980 más de diez autores publicando relatos históricos con representaciones históricas de la hambruna ucraniana de 1932 – 33, luego de que pasasen casi cincuenta años en que se publicaron muy pocas narraciones.

.

La hipótesis para explicar esta situación fue basada en la bibliografía asociada al tema y no hay evidencias suficientes que permitan asegurar su certeza. Planteamos que el aumento en la producción de narraciones con representaciones históricas de la hambruna comenzó en 1983 y se extendió hasta el resto de la década de 1980. El surgir de estas fue propiciado principalmente por la diáspora ucraniana. Utilizando la memoria colectiva asociada a la hambruna, quería establecer relaciones políticas con los ucranianos que vivían en Estados Unidos y Canadá, y generar entre ellos un sentimiento nacional fuera de Ucrania.

.

En cuanto a las representaciones históricas sobre la hambruna ucraniana en la década de 1980 desde el cambio propiciado en 1983 estas fueron múltiples en relación a años anteriores, destacándose en la mayoría que la hambruna sí existió frente a una parca cantidad  que desmentían o cuestionaban su existencia. Esta situación fue a la inversa del periodo de 1932 – 33 en el cual también hubo varias representaciones históricas haciendo alusión a la hambruna ucraniana, pero desmintiendo su existencia salvo unas pocas representaciones que notificaron que la hambruna se desarrollaba. No se producirían hasta el periodo de 1934 a 1982 representaciones históricas que aparte de notificar la existencia de la hambruna plantearon en torno a sus circunstancias históricas su encubrimiento y la culpabilidad intencional soviética, argumentos que sí bien se plasmaron en unas pocas narraciones se repitieron frecuentemente en la década de 1980.

.

Es notable también la evolución de los actores que produjeron los relatos históricos con las representaciones de la hambruna ucraniana. De partida el periodo de 1932 – 33 tuvo entre sus actores a inmigrantes ucranianos, políticos, escritores y especialmente periodistas, de los cuales la mayoría tendió a negar que la hambruna se estuviera desarrollando. Desde 1934 a 1982 en cambio, los únicos actores que prevalecieron en la inconstante publicación de narraciones sobre la hambruna fueron miembros de la diáspora ucraniana y algunos intelectuales, todos aisladamente interesados en destacarla cómo un suceso que sí ocurrió. La década de 1980 se destacó en cambio por la  generación de representaciones históricas de la hambruna como un suceso real y del que la Unión Soviética habría sido culpable, dada la presencia de una diáspora ucraniana que pasó a una expansión sin precedentes en publicación de relatos sobre la hambruna desde 1983 hasta el resto de la década de 1980. También aparecerían en ese periodo otros relatos, publicados por intelectuales no ucranianos y el gobierno de Estados Unidos.

.

Al comparar las distintas narraciones que desde 1933 a 1989 se han publicado sobre la hambruna ucraniana, hay elementos importantes que han cambiado, tanto en relación a los autores, cómo a los medios por los cuales publicaron sus trabajos. Sin embargo, las representaciones históricas mostraron una tendencia donde los hechos, eran interpretados en base al apoyo que se tuvo o no a la colectivización impuesta por la Unión Soviética. Un relato que afirmaba la existencia de la hambruna y acusaba a la Unión Soviética de esta, conllevaba un no apoyo implícito al proceso de colectivización. En tanto, un relato donde se negara la existencia de la hambruna o se hablara de ella como un suceso donde la culpa fue de los mismos nacionalistas ucranianos, conllevaba asumir que los efectos del proceso no fueron tan brutales.

.

De este modo, hemos de detectar que difícilmente se llegó en este periodo a un consenso sobre lo que ocurrió en Ucrania, ya que cada vez que fueron revisados los hechos, fue siguiendo una lógica acusativa frente a los culpables o negadores de la hambruna, o desde quienes consideraban que se infamaba a la Unión Soviética. Se vuelve necesario romper con esa tendencia e indagar en el problema histórico de la hambruna ucraniana desde una mirada crítica y neutral. Sólo de ese modo, es posible entender sin el sesgo ideológico, que es lo que ocurrió en Ucrania y porque ocurrió.

.

Dicha lógica, debería ser utilizada también, para comprender como la violencia política ha generado escenarios desastrosos por toda Latinoamérica. Las posiciones ideológicas que niegan, castigan o perdonan esos hechos, nos alejan de lo importante: entender porqué ocurrieron. Y desde ese punto, pensar cómo evitar que vuelvan a ocurrir. Después de todo, la actual tensión entre Ucrania y Rusia sigue siendo una fuente de todo tipo de tensiones, capaz de desencadenar en atrocidades tan sanguinarias como lo fue la hambruna misma.

.

***

.

* Ignacio Salvo Colomo es Estudiante de Pedagogía en Historia, Geografía y Ciencias Sociales, y Licenciatura en Historia con Mención en Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.


[1] Bonet, Pilar, “Kiev y Moscú se cruzan acusaciones sobre una supuesta invasión rusa de Ucrania”,  en El País, 9 de agosto de 2012. Disponible en página web http://internacional.elpais.com/internacional/2014/08/09/actualidad/1407607243_018963.html?rel=rosEP

[2] Holodomor, es una palabra ucraniana que se escribe Голодомор y que significa exterminación por hambre. Fue utilizada por primera vez, por el escritor ucraniano Oleksa Musienko en 1988, en un reportaje que se presentó a la Unión de Escritores Ucranianos de Kiev. Desde entonces, muchos de los autores que escriben sobre la hambruna ucraniana, se refieren a ella utilizando el Holodomor como un concepto, tal como hay autores que utilizan el “Holocausto” para referirse al genocidio hacía los judíos. Graziosi, Andrea, “Les famines soviétiques de 1931 – 1933 et le Holodomor ukrainien”, en Cahiers du Monde russe, Vol. 46, N° 3, 2005, pp. 453 – 472, p. 454.

[3] Stephane, Nicolas; Panne, Jean-Louis; Paczkpwski, Andrzei; y Bartosek, Karen (editores), El libro negro del comunismo, Editorial Planeta, Barcelona, 1998, pág. 185 – 196.

[4] De acuerdo a Roberto Flores, el relato histórico es un texto que contiene una narración de sucesos que se produce con la intencionalidad de ser asumido como conocimiento del pasado. De manera independiente a Flores, para este trabajo englobaremos en la definición a “cualquier” narración de sucesos con dicha intencionalidad. Véase en Flores, Roberto, “Representación historiográfica: relato e intencionalidad”, en Historia y Grafía, N° 34, 2010, pp. 137 – 168, p. 142.

[5] Según Hayden White, todo relato histórico presenta una representación histórica con una narratividad que lleva al autor a presentar la historia que escribe como el “discurso de lo real”. La representación histórica pasa a ser la interpretación particular del autor frente a los sucesos narrados en el relato histórico o los relatos históricos que escribe. Véase en White, Hayden, El contenido de la forma. Narrativa, discurso y representatividad histórica, Ediciones Paidos, Buenos Aires, 1992.

[6] Crowl, William, Angel´s in Stalin´s Paradise, University Press of America, 1982, Washington DC, p. 141.

[7] Totlle, Douglas, Fraud and Fascisme, The Ukranian Genocide. Myth from Hitler to Harvard, Progress Books, Toronto, 1987, p. 1.

[8] Bilinsky, Yaroslav, “Was the Ukrainian Famine of 1932 – 1933 Genocide?”, Luciuk, Lubomyr (editor), Not Worthy. Walter Duranty´s Pulitzer Prize and The New York Times, Ukrainian Canadian Civil Liberties Association, Ontario, Canadá, 2004, pp. 27 – 41, p. 27.

[9] Sí nos aproximamos al análisis de Mireya Fernández, diáspora puede ser definida como la dispersión de un pueblo a otros espacios fuera de su lugar de origen. La identidad del grupo desarraigado nace de la relación entre la cultura pasada y la cultura presente. Fernández, Mireya, “Diáspora: la complejidad de un término”, en Revista Venezolana de Análisis de Coyuntura, Vol. XVI, N° 2, 2008. pp. 305 – 326, p. 306, 324.

[10] Gilberto Giménez se refiere a el concepto de memoria colectiva como el conjunto de las representaciones producidas por los miembros de una colectividad social, a propósito de una memoria supuestamente compartida por todos los miembros del grupo. Giménez, Gilberto, “Cultura, identidad y memoria. Materiales para una sociología de los procesos culturales en las franjas fronterizas”, en Frontera Norte, Vol. 21, N° 41, 2009, pp. 7 – 32, p. 20.

[11] En relación al trabajo de Josefina Vázquez podemos afirmar que escribir una historia de la historiografía implica generar un relato sobre el proceso vivo de la historiografía, en que progresivamente se unen los hechos ocurridos y los relatos de esos hechos. Véase en Vázquez, Josefina, Historia de la Historiografía, Ediciones Ateneo, México D. F., 1978, p. 9.

[12] Para mayor información sobre la violencia política en América Latina, se podrían revisar las siguientes referencias bibliográficas: Rouquié, Alain, El Estado Militar en América Latina, Siglo Veintiuno Editores, Ciudad de México, 1984; Lesley, Gill, Escuela de las Américas: Entrenamiento militar, violencia política e impunidad en las Américas, Ed. Lom, Santiago, 2005; Ianni, Octavio, Imperialismo y cultura de la violencia en América Latina, Siglo Veintiuno Editores, Ciudad de México, 1971.

[13] Swanberg, W. A., Citizen Hearst: A biography of William Randolph Hearst, Charles Scribner´s Sons, New York, 1961, p. 443.

[14] “Told me they had raised enough grain the year previous to more than supply the needs of themselves and their live stock, but the Red soldiers had come under the auspices of the GPU, and requisitioned practically all the harvest”. Traducción propia. Walker, Thomas, “Six million perish in soviet famine”, en Chicago American,  Lunes 25 de febrero de 1935, p. 1.

[15]“Everywhere I heard the cry, ‘there is no bread, we are dying”. Traducción propia. Mowrer, Edgard, “Russian Famine Now as Great as Starvation of 1921,  Says Secretary of Lloyd George”, en Chicago Daily News, Chicago, miércoles 29 de mayo de 1933, p. 2.

[16] El fraude de Walker llego a ser probado por el periodista Louis Fischer al demostrar que sus fotos eran falsas y que en realidad se trataba de un convicto fugitivo llamado Robert Green. Posteriormente este fraude será utilizado en 1987 en el relato histórico de Totlle para descalificar la existencia de la hambruna. Véase en Fischer, Louis, Soviet Journey, Ed. Harrison Smith and Robert Haas, New York, 1935, p. 166.

[17] Kupferman, Fred, Au pays des Soviets: le voyage francais en Union soviétique, 1917-1939, “le Grand libre du mois”, Paris, 2007, p. 88.

[18] Shaw, Bernard, Demasiado bueno para ser cierto, Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 1963, p. 223.

[19] Duranty, Walter, “Russians Hungry, But Not Starving”, en The New York Times, New York, 31 de marzo de 1933, p. 13.

[20] Fischer, Louis, Soviet Journey…, op. cit, p. 166.

[21] “Parallel to the fight for bread, a determined fight against the nationalities, their rights and their cultural individuality”. Traducción propia. Ammende, Ewald, Human life in Russia, editado por John T. Zubal, Cleveland, Estados Unidos, 1984, p. 104.

[22] “The classic example of Soviet genocide, its longest and broadest experiment in Russification — the destruction of the Ukrainian nation”. Traducción propia. Lemkin, Raphael, “Soviet Genocide in Ukraine”, en Holodomor Studies,  Vol. 1, N° 1, Idyllwild, Estados Unidos, 2009, p. 3.

[23] “Twenty-five years have passed since the artificial famine was organised in Ukraine by Moscow in 1932-33 for the purpose of crushing obstinate Ukraine for ever”. Traducción propia. Mykulyn, Andrii, “The Russian Terrorist Regime and the Artificial Famine in Ukraine (1932-33)”, en Ukrainian Review,  julio de 1958. Disponible en pagina web http://colley.co.uk/garethjones/soviet_articles/ukrainian_review.htm

[24] “The Soviets mounted an intensive and remarkably successful effort to conceal the famine from the rest of the world, and the manipulation of foreign correspondents in Moscow was a significant ingredient in the success of the cover-up”. Traducción propia. Crowl, W., Angel´s in Stalin´s …,  op. cit, p. 133.

[25] Ukrainian World Congress, “About the UWC”, disponible en página web http://www.ukrainianworldcongress.org/About_the_UWC_en_259cms.htm

[26] Eric Hobsbawn utiliza el caso de los políticos ucranianos en Canadá de fines de la década de 1970, para referirse al “nacionalismo a larga distancia”, la situación de que un grupo nacionalizado en otro país se sienta ligado a la patria con la cual tiene sus lazos étnicos originarios. Véase en Hobsbawn, Eric, Historia del siglo XX, Ed. Crítica, Buenos Aires, 1999, p. 427.

[27] Boryk, Jennifer, Memory Politics: The Use of the Holodomor as a Political and Nationalistic Tool in Ukrain, Central European University, Nationalism Studies Program, Budapest, Hungary, 2011, p. 20.

[28] “By focusing on the Holodomor, the diaspora was able to unite the Ukrainian population overseas around a collective historical background that defined Ukrainians in the diaspora as a cohesive national”. Traducción propia. Ídem.

[29] Anderson, Benedict, Imagined Comunities: Reflections on the Origins and Spread of Nacionalistm, Verso, Londres, 1983.

[30] Hadzewycz, Roma; Zarycky George; y Kolomayets (editores), The Great Famine in Ukraine: the unknow holocaust: in solemn observance of the Ukrainian famine of 1932-1933, “the Ukrainian Weekly” Jercey City, 1983.

[31] “It was the starting point for the liquidation of the Ukrainian national question as such, based on the destruction of the peasantry as the principal source of Ukrainian nationalism”. Traducción propia. Hryshko, Vasyl, The Ukrainian Holocaust of 1933, Bahrianyi Foundation, Toronto, 1983, p. 114.

[32] De acuerdo a la utilización que le otorga Hryshko, el concepto de “genocidio cultural” corresponde a un genocidio que tiene como fin eliminar la lengua y/o cultura de un grupo humano. El genocidio en términos físicos en cambio, es asociado por el autor a los actos que se perpetran para matar o lesionar a los miembros de un grupo humano. Por ende, ambos tipos de genocidio pueden ocurrir al mismo tiempo y darse en situaciones separadas. Ídem.

[33] Nowytsky, Slavño (director), Harvest of Despair. Toronto, 1983. Publicado por Youtube, el 17/03/2009. Disponible en pág web https://www.youtube.com/watch?v=VXkgGdZC6uQ

[34] “That killed not less than 7,5 million direct victims according to the Commission’s best estímate”. Traducción propia. Sundberg, Jacob, “International Comission of Inquiry Into the 1932 – 33 Famine in Ukraine. The Final Report (1990).”, disponible en página web http://www.ioir.se/ukrfamine.htm#top  

[35] Portales, Carlos, “Democracia y Derechos Humanos en la política exterior del Presidente Reagan”, en Revista Chilena de Derechos Humanos, N° 7, 1987, pp. 352 – 378, p. 361.

[36] Department of State, Country Reports On Human Righis Practices for 1981, Government Printing Office, Washington D. C., 1982. La traducción fue extraída de Portales, “Derechos humanos…”, op. cit., p. 362 – 363.

[37] “Expand the world’s knowledge of the famine and provide the American public with a better understanding of the Soviet system by revealing the Soviet role”. Traducción propia. Departament of State, United States, Commission on the Ukraine Famine. Investigation of the Ukranian Famine, 1932-1933. Report to Congress. U.S.G.P.O: For sale by the Supt. of Docs, Washington D.C., 1988, p. 5.

[38] Tal como afirma Hobsbawn esta es una época en que en Estados Unidos tendieron a surgir “cruzados” en contra de la Unión Soviética, gracias a la labor de la propaganda anticomunista respaldada por la doctrina Reagan. Véase en Hobsbawn, Eric, Historia del siglo XX, Ed. Crítica, Buenos Aires, 1999, p. 251 – 252.

[39] “The climax of the ‘revolution from above’, as Stalin put it, in which he and his associates crushed two elements seen as irremediably hostile to the regime: the peasantry of the USSR as a whole, and the Ukrainian nation”. Traducción propia. Conquest, Robert, The Havert of Sorrow: Soviet Collectivization and the Terror-Famine, Oxford University Press, Alberta, Canadá, 1986, p. 3.

[40]  Mace, James, “The man-made famine of 1933 in Soviet Ukraine”, Serbyn,  Roman; y Krawchenko Bohdan (editores), Famine in Ukraine 1932-33, Edmonton, Canadá, Canadian Institute of Ukrainian Studies,1986, p. 12.

[41] “Its focus was geographic, rather than discriminatory against specific groups within a given area, and it was clearly not an attempt to destroy all members of a given group”. Traducción propia. Mace, James, “Genocide in the U.S.S.R.”, Charney,  Israel (editor), Genocide: A Critical Bibliographic Review, New York, 1988, p. 117.

[42] “What better “historian” to give a scholarly veneer to the famine-genocide campaign than Dr. Robert Conquest?”. Traducción propia. Totlle, D., Fraud and Fascisme …,  op. cit, p.. 87.

[43] “As we watch the film and see corpses piled in fields, bloated bodies sprawled in streets, pale skeletons grasping for bits of bread, we wonder: How can such a terrible story have been suppressed so long? Here is how: The story is a fraud”. Traducción propia. Coplon, Jeff, “In Search of a Soviet Holocaust”, en Village Voice, New York, 12 de enero de 1988, disponible en página web http://www.chss.montclair.edu/English/furr/vv.html

.

Fuente de la imagen: Portada del Chicago’s American. Seis millones perecen en la hambruna de los soviets. Los granos de los campesinos confiscados.